viernes, 1 de marzo de 2024

Mi primogénito....(Jotabé tridecasílabo)

 


MI PRIMOGÉNITO

(Jotabé tridecasílabo)

Mi niño nació tal vez una tarde hermosa
de un año en que yo quizás me sentía ansiosa.

Mas él tan pequeño me esperanzó la vida,
se cumplió mi sueño y me siento agradecida
y con mi cariño le di la bienvenida.
Muñeco precioso, que sanaste mi herida.

Mas un mañana te convertiste en hombre
pero como antaño déjame que te nombre.

Y que en mi otoño aún me muestre cariñosa
llamándote mi ñañito hasta mi partida
y si aún te riño que tampoco te asombre.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
hijo Raphael

Derechos reservados

Nota: Este poema lo hice en base a un Reto
donde había que escribir la letra "ñ" en 
cada verso.

lunes, 12 de febrero de 2024

Las hojas de otoño

 


LAS HOJAS DE OTOÑO

Mamá, llegaste como un eco lejano
atándome a las lágrimas de tu adiós.

Susurros hay en el cosmos
que me dicen que nos debemos un abrazo.
y que vendrá por caminos misteriosos.

Madre, te empinabas
para alcanzar mi estatura
y acariciar mi rostro con tus manos.

Mamá, no estás sola,
yo te amo
y te acompañan esas flores enigmáticas
con hilos platinados.

Madre, no te vayas,
está muy triste tu alma, mas oramos;
y tu regazo está vacío de tus hijas.
Te quedaste en el ayer, sonrisa de niña.

Dolor que viene de lo alto, mamá,
tus cenizas amadas
que fueron arrojadas al rosal,
aquel que tú amabas.

¡Cómo lo hermoseaste madre!

Las hojas de otoño aún nos unen,
aquella triste melodía
que impregnó mi vida
cuando tú te fuiste.

La llevo dentro, llamándome.
Hoy que estás tan lejos de mi quebranto
se ha ido adormeciendo
en mi piel gastada,
en mis ojos que ha secado el llanto.

Pero una tarde te prometo
que cruzaré el río
y encontraré la paz
en las verdes aguas de tu mirar.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi 
amada mamá

De mi poemario
"El vuelo de las golondrinas"

Derechos reservados




miércoles, 31 de enero de 2024

Lejanía de dos

 


LEJANÍA DE DOS

Lejanía de dos
que se unen,
que dialogan
de sueños;
que se pierden
por los bosques
donde las sombras
viajan
como mariposas
heridas de fuego.

Dos que ya no son
un solo ser.
La brisa se llevó
sus promesas sagradas;
su canto, su florecer.

Ausencias perennes
que rondan
como una amenaza
latente.

¿Qué será el final?
una ráfaga de viento
nos roba en silencio
la oculta mañana.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"El canto de la tórtola"

Derechos reservados

Año 2,006

sábado, 6 de enero de 2024

El canto de la tórtola

 


EL CANTO DE LA TÓRTOLA

Se acerca el día final,
el día en que he de cerrar
esta puerta
que me lleva hasta tu alma.

Remembranzas
que quieren aferrarse a mi lira,
las he de dejar.

Y siento que un sol se apaga,
un sol inmenso de añoranzas
que no habrán de retornar.

Dejar este rincón tuyo y mío,
no es tarea fácil...
No es cosa de todas las horas
abandonar tus manos,
tus faenas,
tus delgados pasos.

Sé que me harás falta
en noches como ésta.

Sé que te irás lento de mis letras,
con tus hortalizas,
tus migajas
desperdigadas en la huerta.

Y ya no cantarán en mis versos
los pajaritos amarillos, que alimentas.

Se acerca el broche final
con el cual habré de sellar
este libro que lleva cautivas
tu vida y la mía.

Décadas de luz y sombras,
en que el viento llevó muy lejos
el canto de la tórtola.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi esposo
Año 2,016

Derechos reservados

miércoles, 20 de diciembre de 2023

Rotas ilusiones

 


ROTAS ILUSIONES

Cuando tu inocencia se haya ido
y se hagan trocitos de rotas ilusiones
tus dibujos de niña en nuestro nido,
permaneceré enfundada
en mi vieja bufanda.
Y una estela de tu perfume de lavanda
se esparcirá en la noche
y sonarán tus tacones de fiesta
y del brazo de un joven
dejarás olvidada a la abuela.

Guardaré cual un tesoro
los recuerdos de fino papel,
esos que tan valiosos
se asomaron de tus manos a mis ojos
y que jamás perderán la miel.

Ven, no tardes tanto
mi pequeña,
que aún quiero abrazarte en mi quebranto
pues aún te sueña
esta alma vieja con su llanto.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada
nietecita Valeria 

viernes, 1 de diciembre de 2023

Al hombre que mató mi amor

 


AL HOMBRE QUE MATÓ MI AMOR

Mi juventud silenciada
se marchó con esta canción,
¡cuántos recuerdos!
que me amarran al dolor.

Yo fui esa flor que se murió
mirándote tras los barrotes
de aquella prisión.

Las esperanzas llameaban aún
cual un fuego gris.
Todo se oscureció
bajo tu lamparita de papel,
la que hiciste con tus gastadas manos
de tanto secar esas lágrimas
de encierro.

Yo aspiraba la fragancia de tus ropas
en la ausencia,
¡cuánto soñé con lo nuestro!
Pensé que sería eterno
pero el destino me aguardaba agazapado
tras la esquina de los años
para darme un golpe de traición
y desengaños.

Ahora que se nos fue la vida
y que juntos nos vamos consumiendo,
(cada uno en su rincón)
cual cirios amarillos de un entierro,
yo te pienso...

Sigues siendo en tus pasos vacilantes
el hombre que adoré
y, que mató mi amor.
¡Oh flor de mi juventud que se marchitó!
como aquella que deshojándose en mi ser
con la ventisca de los años
poco a poco sucumbió.

INGRID ZETTERBERG

(Inspirado en la canción "Murió la flor" de
los Ángeles negros y en mi esposo)

Derechos reservados



sábado, 4 de noviembre de 2023

Cuando callas

 


CUANDO CALLAS

Cuando tú te alejas
en las ondas suaves del silencio,
todo transcurre sin color,
todo se avecina despacio,
como gota a gota,
y me torturan
tus acabadas palabras.

Tarde de vuelo de mariposa,
tarde hermana, inagotable,
donde me viene tu nombre
a doler como la noche.

Tu voz se aleja
como palomas blancas
que huyen solas,
hacia donde mi sed
no logra alcanzarlas.

Mañana quizás,
regresará tu voz
en la alegría del agua,
y pinceladas de color
tendrán los ecos.
Mañana,
se agitarán por ti
todos los vientos.

INGRID ZETTERBERG

Año 1,976

Derechos reservados

martes, 17 de octubre de 2023

Lo que la vida es

 


LO QUE LA VIDA ES

La vida es
un sol de Octubre
nacido de tus manos.

La vida es
un haz de luz
que emana
de tu recuerdo.

Es un contorno
de girasoles
en un jardín del tiempo.

La vida es
florecer en medio
de tu olvido,
apurando la felicidad
de un solo sorbo.

Es sentirse amada
por el viento.

INGRID ZETTERBERG

1,976

Derechos reservados

domingo, 17 de septiembre de 2023

Hoy quiero ser feliz

 


HOY QUIERO SER FELIZ



Pequeña mía, mi Constanza,
pedacito de mi entraña,
ya sabes decir mi nombre
con tu voz de campana.

Y me llevas de la mano
a recorrer tu mundo de colores;
tu osito en miniatura
y la casa de muñecas
que tu madre construyó
me inspiran dulzura.

Eres un adorno de girasoles
para mis años que ya se extinguen
en los umbrales de la noche.

Hoy quiero verte crecer
cual un tallo de añil
con ese índigo que rodea tu frente,
no quiero irme antes de tus trece;
hoy quiero ser feliz.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada 
nietecita Constanza

De mi poemario
"A la sombra del ñandubay"

Derechos reservados

jueves, 7 de septiembre de 2023

Las migajas de tu amor

 


LAS MIGAJAS DE TU AMOR

Que no se vaya tu pureza,
que tus abrazos de inocencia
no se separen de mis días.

Abrígame en tu niñez
que ya se escapa de mi vida.

Las muñequitas que me ofrendaste
son un tesoro en el tiempo,
entre lágrimas las contemplo
desde mis años que se alejan.

Amada mía, mi Valeria,
tus nueve años son un ramito
de violetas,
cuyos pétalos no quiero perder.

En el mar de mi existencia
eres tú el ángel que pasea
su blancura y transparencia
en mi atardecer.
Y danzas cual un hada
haciendo vibrar tu risa franca
en el viento de mis noches.

Te adoro mi nieta,
cuando fluyen tus tiernas palabras,
cual un secreto entre las dos.

Y vienes y me haces compañía
con esa tu sabiduría
tan precoz.

La tarde en que me vaya
déjame llevarme
las migajas dulces de tu amor.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada 
nietecita Valeria

Año 2,023

De mi poemario
"A la sombra del ñandubay"

Derechos reservados

jueves, 17 de agosto de 2023

Así te amo...

 


ASÍ TE AMO

Mis manos
no poseen nada
desde que no te tocan,
y tus latidos
permanecen aún
en mis venas
para lastimar
mis sentidos.

¿Dónde estás
solitario amor
de la noche?
Me hacen daño aún
tus pasos,
y me duelen
las caricias
de tus manos.

Aún te veo llegar
en mi recuerdo,
ataviado de atardecer
y de sueños.

Así te amo.

Ya no queda vida en mí,
y deambulando
como un fantasma
te busco,
y mis ojos te pierden
aún más
cuando llega la tarde.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi esposo
en la época de juventud
Año 1,976

De mi poemario
"El canto de la tórtola"

Derechos reservados



viernes, 4 de agosto de 2023

A mis cinco hijos, mi eterno agradecimiento

 


A mis cinco hijos, mi eterno
agradecimiento

A mi Stephanie:

Esos cristales tienen algo
de la transparencia 
y finura de tus manos.
Hija amada, y aquella macetita
tiene mucho de tu esencia.
Gracias por tus anécdotas
vertidas en la medianoche,
por nuestras palabras que fluyen
y van y vienen entre risas,
que mañana serán un pasado,
una sombra que exhaló el tiempo.
Cuando yo cierre mis ojos
me llevaré tus ofrendas como un recuerdo.

A mi Raphael:

Hijo, gracias por acompañarme
en mis pesares y fatigas,
por tu protección a tu manera,
por ir delante de mí,
con esas tus largas piernas
que no saben esperarme.
La sazón culinaria
de tus manos
son mi deleite
en cada atardecer.

A mi Favio:

Hijo mío, gracias por asomarte
a mi oscuridad
con ese billete mensual.
Es tu ayuda en mi escasez,
es tu bondad encerrada en tu corazón
que muchas veces derramas
en la paz que me ofreces
para mitigar mis afanes.

A mi Natalie:

Mi hija, la que yo prometí al Señor,
gracias por visitar mis días
y hacerlos más plenos
con alguna frase que impacta mi corazón,
por coronar de margaritas
el sendero de mis pasos;
por tus orquídeas que crecen en silencio
coloreando nuestro patio.

A mi Claudia:

Gracias hija del alma mía,
que habitas en la lejana España,
que alargas mis noches y mis días
con bálsamo y maná,
misericordia que nace de tu entraña.
Gracias por tu voz envuelta en los ecos
de la distancia,
que consuela mis heridas
con tus promesas, tras mi llanto.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mis 
cinco amados hijos

De mi poemario
"A la sombra del ñandubay"

Derechos reservados

jueves, 20 de julio de 2023

Mi escogido

 



MI ESCOGIDO

Tu figura esbelta,
tu presencia noble,
hijo amado;

eres el escogido
de mis ojos,
el que se derrama
de mi llanto.

El de labios parcos
y silencios largos...

A veces tu carraspeo
me llega desde lejos,
tu sigiloso andar
en la penumbra,
tu incansable espera.

¡Quizás alguna llamada!
una entrevista que llega,
pero se esfuma
en el pasar de los días,
mas la esperanza anida.

¡Me dueles tanto,
hijo amado!

Ese filo de luz
debajo de tu puerta
silenciada,
noche a noche
me acompaña.

Y yo te amo
cuando te vislumbro
en la distancia
con tu bolsa ajada
de pan tierno...

Tu música la llevo dentro
y quiero decirte
en esta noche de Enero
que te he puesto en las manos
de mi Dios eterno
para que no desfallezcas
en el desespero.

Y sepas por siempre
que el Señor
alumbrará tus días nuevos
con inmensa piedad
y amor.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
hijo Raphael

De mi poemario
"Secretos de mi alma"

Derechos reservados

miércoles, 1 de marzo de 2023

Las migajas de tus manos

 


LAS MIGAJAS DE TUS MANOS

Entre su ser y el mío
estás tú Señor.

Y añoro ya
en nuestro terruño
un milagro.

Dame las flores
tras el invierno.
Aquellas
que permanecen
escondidas
en tu manto.

Dame sus colores.

No detengas la lluvia,
la que viene
con tus pasos.

¿Hasta cuándo
el huerto no nacido?

Él y yo
estamos solos.
En nuestra muralla
resquebrajada
por el sol,
crece un cactus,
mimado por sus ojos.

Nuestros anhelos
vuelven siempre
a las cuatro de la tarde,
en el mismo beso fatigado.

Abre la puerta
mi Dios.
Te estoy implorando.

Danos tus migajas,
las que caen
de tus manos
para nuestro hambre
gastado.

INGRID ZETTERBERG

Derechos reservados

De mi poemario
"Tu luz y mis versos"

(Este es un clamor
a Jesucristo que yo le hice
en el año 2,000 por mi matrimonio)




domingo, 5 de febrero de 2023

Y finalmente la bendición

 



Y FINALMENTE, LA BENDICIÓN

(Soneto Artizano)

El hombre pensativo que llora es mi marido,
su tez avejentada me habló de sufrimiento.
Dolida con mi amado en antiguo abatimiento,
prisiones de pobreza angustiosa que he vivido.

Amarlo en mi serena vejez es mi alegría
con él amansaré mi tristeza y le amaría
aún si no saliera la luz de la mañana;
mi esposo y su silencio de paz es lo que sana
la hondura de mis penas, incluso la aflicción
que inspira mis añejas carencias en mención.

Quietud en el hogar, bendiciones al final
iremos alcanzando, y tendremos la señal
al ver que ha de llegar la solvencia que he pedido
a Dios por su piedad, y creerlo me ha nacido.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi esposo
en otros tiempos, a quien
amé mucho, cuando yo no
había perdido la esperanza. 

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

viernes, 13 de enero de 2023

Homenaje que me hicieron por mi cumpleaños Nro. 72

 


Este homenaje se lo agradezco mucho
a mis amigas Amparo Vidal y Mabel 
Frómeta del grupo camilista CAMILO ACOMPÁÑAME.
del facebook. 

sábado, 19 de noviembre de 2022

Soy libre


SOY LIBRE

Hasta pronto 
corazón,
ya es tarde.
Una sombra
ya se mece
en tu mirada.

La lluvia
inagotable
de marzo
nos separa.

Y este camino
lacerado
no conduce
hasta tu alma.

Un trueno
alumbra
este silencio,
y de lejos
se divisa
tu espalda.

¡Al fin soy libre
entre abedules
y rosas
que me hablan
de paz!

Contigo y sin ti
soy gota de lluvia
que descansa
en un cristal.

Soy luz de sol.

Pequeño rayo
encendido
que atraviesa
un valle en flor.

Contigo y sin ti,
soy libre
sin decir adiós.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada
hija Claudia
en Marzo de 2,010 en
Miami - Florida

De mi poemario
"Tu luz y mis versos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


 

miércoles, 27 de julio de 2022

Tú y yo...solos

 


TÚ Y YO...SOLOS

Nuestro hogar,
nidito de soledad.
Dos que se amaron,
que ya no son más.

Reliquias
en nuestras manos,
recuerdos de un ayer.
Tus trajes guardados
que luciste
en tiempos
de lejana prosperidad.

Tus herramientas
pulidas en tu afán,
están en venta.
Duele verlas
en fino estuche,
que aprecia
mi nostalgia.

Tus cajones
repletos de tiernos
escondrijos,
donde guardas
las galletas, 
y los dulces
para aquellas 
manitas pequeñas.

Te amo en secreto
en estos días viejos,
donde tú y yo
somos como sombras.

Olvidamos
la palabra: "Felicidad".

y tú
vas con tus sueños
a cuestas
para sobrevivir.
¡Cuánta orfandad
en tus manos ajadas,
unidas en la plegaria!

Y yo,
alumbrada
por tenue lámpara,
voy echando poemas
al aire,
versos a vuela pluma;
que intento dejar,
pedazos de mi alma,
obsequio, legado
de amor.
Ojalá vivieran cien años...

Mientras tú y yo
solos
bajo el mismo tejado
consumimos
nuestros días.

Mi anhelo es
llegar al final
contigo,
con nuestros hijos
y nietos.

Siempre
reencontrándonos
aunque el duro destino
quiera separarnos.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi esposo
en un tiempo añejo

De mi Libro
"Por los bosques del silencio"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

lunes, 14 de marzo de 2022

Aquel Noviembre

 


AQUEL NOVIEMBRE

Me sumerjo en ti,
melodía de mis ansias,
de mi anhelo postrero;
pero tus notas nostálgicas
me devuelven el ayer
con su ventana de dolor
y sus raídas cortinas,
por donde asomaba
la leve luz de aquel noviembre
que le dijo adiós
a mi madre.

Oscura tarde
en que bajaron su cuerpo
envuelto en una sábana.
Pero ella ya no estaba,
se había ido cual un ave triste
que rozó con sus alas
el silencio de la alcoba
que nunca más
recibiría sus pasos.

Quiero llevarte conmigo
mariposa dorada,
melodía enclavada en mi recuerdo;
que se esfuma
por las rendijas del alma.

Quiero soñarte
mientras tus leves notas
me devuelven su balcón
herido de ausencia
por donde ya no asoma su voz.

Melodía quebrada,
¡cómo gimen tus notas
en esta tarde lacerada!
Y nunca te cansas
de traerme alguna de sus miradas,
suplicantes y calmas
¡Madre!
Hoy su tristeza transita solitaria
en la vacía estancia.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada mamá

2,013



miércoles, 16 de febrero de 2022

Aquella melodía

 


AQUELLA MELODÍA

Se ha perdido la melodía
que entrelazaba
nuestras almas,
y sólo el silencio anda
llorando como un niño
por los rincones del alba.

Amanece
y llueven flores blancas
y en esa melodía olvidada
he vuelto a soñarte, madre.

Pero te has ido extinguiendo
en la danza del viento
y se ahoga tu nombre
en mis entrañas.

Hay dolor de ausencia,
hay espera, madre,
inútil llaga que sangra,
porque no habrá retorno
porque se apagó la melodía
que ataba nuestras almas.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada mamá

Mi primogénito....(Jotabé tridecasílabo)

  MI PRIMOGÉNITO (Jotabé tridecasílabo) Mi niño nació tal vez una tarde hermosa de un año en que yo quizás me sentía ansiosa. Mas él tan peq...